EL ACEITE DE NEEM, QUÉ ES Y CÓMO USARLO

Pese a ser utilizado en la medicina ayurvédica desde hace siglos en infinidad de campos (medicina, cosmética, agricultura…) el aceite de Neem ha sido un aceite poco conocido en el ámbito cosmético y de la salud en Europa que ahora empieza a ser utilizado de forma habitual como sustituto de otros aceites como el de palma o maní en la fabricación de jabones, ofreciendo mayor poder detergente y más espuma.


El preciado aceite de Neem, de tono marrón y fuerte aroma, se obtiene del prensado en frío de las semillas de árbol Azadirachta indica. Con temperaturas bajas puede presentar un tacto denso y cierto aspecto turbio. Esto es normal y fácilmente solucionable aplicándole un poco de calor. Para ello podemos utilizar el microondas unos segundos o colocar el envase al baño maría de forma muy ligera.


Pese a ser un aceite algo denso, su absorción a través de los poros de la piel es rápida y no altera la producción natural de sebo de la misma.


El aceite de Neem hidrata y nutre la piel en profundidad previniendo su envejecimiento prematuro, evitando la aparición de arrugas y disminuyendo los signos de la edad.

Pero veamos todo esto de manera detallada…



Pese a ser un aceite algo denso, su absorción a través de los poros de la piel es rápida y no altera la producción natural de sebo de la misma"

USOS CASI INFINITOS


Excelente antiinflamatorio, insecticida y fungicida, posee propiedades antivíricas, analgésicas, vasodilatadoras e incluso febrífugas (esto último utilizando únicamente las hojas del árbol nunca las semillas). El uso del aceite de Neem debe ser siempre tópico.


  • Aplicaciones faciales

Puedes aplicar el aceite de Neem directamente sobre la cara utilizando un algodón logrando así limpiar y desinfectar la piel en profundidad.

Hemos visto que el aceite de Neem posee un fuerte aroma y densidad, que puede no resultar agradable para todo el mundo, si queremos evitar esto, una gran solución es mezclarlo con otros aceites como el de argán o el de almendras dulces, esto, además de hacerlo más “cómodo” de utilizar, potenciará más todavía los beneficiosos efectos del Neem.


  • Aplicaciones capilares


El aceite de Neem es muy útil para todo tipo de afecciones del cuero cabelludo como algunos tipos de caspa, eliminar piojos, infecciones, etc….

La forma más eficaz de usarlo es elaborando una mascarilla casera con una mezcla de aceite de argán y Neem, así, además de las propiedades terapéuticas lograremos un efecto alisador y reparador del pelo y del cuero cabelludo, disminuyendo el encrespamiento y mejorando su estado general. Si no tenemos aceite de argán, podemos utilizar de almendras, girasol u oliva.

Get Inspired


  • Aplicaciones corporales


Las posibilidades de un tesoro como éste son innumerables, si necesitas un eficaz exfoliante, el aceite de Neem combinado con arcillas, sales marinas o cualquier otro compuesto usado de forma natural para la exfoliación, da como resultado una piel suave, hidratada, desinfectada y libre de impurezas y una mejor circulación.


  • Para unos pies sanos


Gracias a sus excepcionales capacidades hidratantes y fungicidas, el aceite de Neem es un excelente bálsamo par nuestros pies. Bastará con que lo apliquemos con un ligero masaje, haciendo hincapié en la zona interdigital, para poder presumir de unos pies sanos, hidratados y libres de problemas de hongos.


Plantas y huertos

Quizá esto te sorprenda, pero efectivamente el aceite de Neem puede ser un gran aliado para nuestras plantas, huertos, terrenos y balcones.

Este maravilloso aceite combate de forma eficaz plagas como el pulgón, la cochinilla, la mosca blanca, el trip o la araña roja. Y por supuesto, gracias a sus increíbles propiedades que ya conocemos, se puede usar para combatir enfermedades fúngicas, como los hongos mildiu, oídio y roya.

Deberemos tener en cuenta que si usamos azufre en nuestras plantas no debemos usarlos juntos. Tendremos que dejar un periodo entre uno y otro de al menos 3 semanas. Lo mismo ocurre con el uso de Neem y el cobre.

En hongos más potentes como botritis, alternaria y mancha negra, es posible combinar el aceite de neem con bicarbonato sódico, mejorando así sus propiedades fungicidas.



CÓMO FUNCIONA


  • Como insecticida funciona como regulador del crecimiento de los invertebrados, su principio activo actúa por contacto directo e ingestión. Inhibe el desarrollo de los estados inmaduros (larvas y pupas), pero a su vez posee un efecto antialimentario, repelente, de confusión sexual e inhibitorio de la ovoposición de las hembras. Estos efectos no son inmediatos, con lo que veremos sus resultados al pasar unos días.

  • Estimula y refuerza de manera natural los mecanismos de defensa de la planta.

  • Producto ecológico: inocuo e inofensivo para personas, aves, mamíferos, etc., y adultos de insectos predadores, parásitos e insectos polinizadores. Además, es biodegradable.

  • Se puede usar como preventivo y como curativo, aplicándolo en las hojas (pulverizando) o regando el sustrato.



PULGONES EN MADROÑO


CÓMO LO USAMOS

Podemos incorporarlo en el riego o pulverizando la mezcla sobre las hojas.


Si lo vamos a usar por riego, añadiremos de 3 a 5 ml por cada litro de agua, dependiendo de si la plaga está muy extendida o no.


Si vamos a pulverizar las hojas, porque tenemos la sospecha de algún “bichito” o como preventivo de alguna plaga que seguro que tendremos (los tomates son especialmente sensibles), debemos emulsionarlo, es decir, como es un aceite tenemos que diluirlo en agua, para ello lo mejor es poner un poco de jabón potásico o jabón negro.


Si no tenemos de este tipo también podemos usar el jabón casero que fabriquemos con aceite y sosa.

Cuando ya tengamos las mezclas, con el jabón y el aceite bien disueltos, rellenaremos nuestro pulverizador y lo aplicaremos a la planta, intentando llegar a todas las hojas, por arriba y especialmente por abajo, que es donde muchas veces se esconden las plagas.

Las mejores horas para su aplicación son las de menor exposición solar, por la mañana a primera hora o por la tarde, evitando los días de lluvia que lavarían el aceite de las hojas.



Frecuencia

Para prevención, es decir, que no vemos “bichitos” u hongos, cada 15-20 días.

Para tratamiento y combatir una plaga visible, cada 4 o 5 días hasta eliminar la plaga.

Si es muy grave se puede aplicar por riego solo el aceite de Neem (no con bicarbonato) y el tratamiento foliar cada 4 o 5 días.

Como hemos comentado siempre teniendo en cuenta la posibilidad de lluvia.

Dosificación.

Si la plaga no es excesiva, 3 ml jabón potásico y 3 ml de Neem por cada litro de agua será suficiente.

Si la plaga está muy extendida aumentaremos la cantidad por litro de agua a 5ml jabón potásico y 5ml Neem.

Si queremos combatir un hongo como la roya, añadimos 2 gr de bicarbonato por cada litro de agua.


Para una pulverización correcta tendremos la precaución de mezclar primero el jabón con el agua y una vez disuelto añadir el Neem.



¿Dónde comprar el aceite de neem? Pues, hay muchos sitios, el mejor consejo es comparar ya que los precios pueden variar bastante.

Podéis encontrarlo en la página web de La barbería Shop www.labarberiashop.com/es

en este enlace os lleva directamente aceite de Neem


59 visualizaciones0 comentarios