top of page

¿Qué son los Terrarios? Todo lo que debes saber

Para cualquier amante de la naturaleza y aficionado a los ecosistemas, tener un terrario en casa es una idea maravillosa, no solo por lo bonito que quedan, sino también por el efecto que puede tener sobre las personas y los hogares.

En Ginkgo Educación nos apasiona todo lo relacionado con la naturaleza, y en este artículo te explicaremos qué son los terrarios y por qué son tan increíbles.


¿Qué es un Terrario?

Un terrario es un espacio en el cual se busca reproducir las características o condiciones de un ambiente específico, para permitir que ciertas criaturas (animales como insectos o reptiles) vivan en su interior, pero además, se pueden realizar terrarios de plantas, ya sean para plantas crasas o suculentas (que almacenan agua en su interior), o para plantas tropicales.

¿Para qué sirven los Terrarios?

En muchos casos, los terrarios han sido construidos desde hace muchos años para simular ambientes que han cambiado por el cambio climático, buscando la supervivencia de algún tipo de animal específico que se encuentre en cautiverio.

Además, estos ambientes controlados son muy utilizados para tratar de restaurar poblaciones de animales que se encuentran en peligro de extinción. Hoy en día, son muy utilizados como decoraciones naturales para el hogar, y como espacios naturales educativos en donde los niños pueden aprender sobre insectos y reptiles de forma divertida, interactiva, y controlada.

Pero, en la actualidad, además de para mantener animales, se están creando terrarios sólo de plantas, mucho más ecológicos y fáciles de mantener, y ni que decir tiene de lo divertido de su elaboración.

¿Cómo construir un Terrario?

Teóricamente, construir un terrario puede ser sencillo o un poco más complicado dependiendo de cómo se quiera hacer, ya que existen muchas formas de construir un terrario.

Los materiales necesarios para construirlo pueden variar mucho dependiendo del ecosistema que se quiera recrear, pudiéndose utilizar cristal, madera, policloruro de vinilo, entre otros; y teniendo en cuenta que uno de sus lados debe ser transparente para poder ver hacia el interior.

Si son terrarios con animales, es importante además agregar distintos instrumentos que permitan controlar la temperatura, la humedad, y la luz dentro del terrario, dependiendo del ambiente que se esté tratando de reproducir y las especies animales que se quieran introducir.

En Ginkgo Educación tenemos talleres especializados en la construcción de terrarios de plantas crasas o suculentas, en donde, a parte de explicar cómo construirlos, explicamos cómo seleccionar los materiales.

Además, si quieres saber por qué deberías tener un terrario en casa, Verdecora explica de forma detallada todos los beneficios que puedes obtener de tener un terrario en casa.






¿Cómo se clasifican los terrarios?

Los terrarios se pueden clasificar de diferentes formas. Los podemos dividir según el tipo de terreno o sustrato que se vaya a utilizar dentro del terrario, los cuales se clasifican principalmente en:

  • Acuaterrarios: son terrarios con dos ambientes bien delimitados, una parte seca y otra parte húmeda. Son muy utilizados para tortugas.

  • Terrarios desérticos: se basan en recrear ecosistemas desérticos con altas temperaturas y que son secos. Se utilizan para animales que naturalmente viven en estos ambientes como ciertos reptiles o para plantas suculentas.

  • Terrario tropical: es la recreación de un ecosistema tropical, que incluye abundante vegetación y humedad. Son muy utilizados para iguanas o simplemente para recrear un ambiente húmedo repleto de helechos, por ejemplo.

Por otra parte, los terrarios se pueden clasificar según el espacio que lo contenga, es decir la “caja,” en cerrados o abiertos.

  • Terrarios cerrados: como su nombre lo indica, no tienen abertura, y son típicamente terrarios húmedos con ambientes tropicales que recrean el ciclo del agua para mantener vivo el ecosistema.

  • Terrarios abiertos: como su nombre lo indica, estos tienen uno de sus lados abiertos, y son típicamente terrarios secos que tienen plantas o animales de ambientes áridos que no necesitan del ciclo del agua para sobrevivir.

¿Cómo funciona un Terrario?

Los terrarios, como ya hemos mencionado, son ecosistemas que están vivos. Pero para mantener este ecosistema vivo, especialmente los terrarios húmedos, debemos comprender los procesos que intervienen en su supervivencia: la fotosíntesis y el ciclo del agua.

La fotosíntesis es el proceso que realizan las plantas para sobrevivir, nutrirse, y respirar. Aquí intervienen el sustrato o suelo, el riego, la luz, entre otros elementos que influyen en la fotosíntesis.

Este proceso necesita del ciclo del agua para poder realizarse correctamente, el cual consta de 4 fases dentro de un terrario: condensación, precipitación, transpiración, y evaporación.

El agua que es introducida con el riego por primera vez en el terrario es absorbida por las plantas y el sustrato, la cual es transpirada y evaporada, condensándose en la parte superior del terrario para luego precipitar en las plantas y el sustrato para luego repetir el ciclo nuevamente.

Se debe cuidar de que este ciclo se cumpla correctamente si se quiere que el terrario (las plantas y los animales) puedan sobrevivir adecuadamente, y el ecosistema se mantenga vivo por su propia cuenta, ya sea un terrario seco o húmedo.

No permitir que la fotosíntesis o el ciclo del agua se cumpla es un error común que se puede tener al cuidar por primera vez un terrario. Si quieres conocer más sobre cuáles son los errores comunes al tener un terrario en casa, Caro Lagos habla sobre ellos en este artículo.

4 visualizaciones0 comentarios